Incremento de las muertes cardiacas cuando hay un gran maratón en la ciudad

Estar en una ciudad el día en que tiene lugar un maratón importante puede plantear un riesgo de vida o muerte, señalan investigadores.[1]
Un nuevo estudio de ciudades que son anfitrionas de los maratones estadounidenses más extensos, ha revelado que las probabilidades de morir por infarto de miocardio agudo o paro cardiaco aumentan 13% el día de la carrera. Los autores consideran que esto se debe a que las calles bloqueadas y la congestión del tráfico añaden minutos cruciales al tiempo que tardan las unidades de rescate en llegar al hospital.
En los días del maratón el tiempo de retraso aumentó más de cuatro minutos en las 11 ciudades que estudiaron. Para quienes conducen o son trasladados en automóvil al hospital por otras personas, el retraso es potencialmente mucho más prolongado. "Los datos son fiables y los resultados importantes", expresó el Dr. Selim Suner, de la Escuela Médica Alpert, de la Universidad Brown, en Rhode Island, Estados Unidos, quien no intervino en la investigación. "Esto probablemente 'abrirá los ojos' de algunos de los planificadores de los eventos", señaló a Reuters Health.
"La mayoría de las personas no ha pensado en esto como una consecuencia imprevista de los maratones y otros eventos públicos", expresó el coautor del estudio, el Dr. Anupam Jena, PhD, profesor asociado de normativa y atención a la salud en la Escuela Médica Harvard, en Boston, Estados Unidos. Las conversaciones con los funcionarios en las ciudades revelaron "mucha variabilidad por lo que respecta a su percepción de esto como un problema potencial".
El Dr. Jena y sus colaboradores analizaron datos de Medicare (cobertura de seguridad social del gobierno de Estados Unidos para mayores de 65 años) de ciudades donde se corrieron maratones desde 2002 a 2012, comparando las tasas de mortalidad en el día de la carrera con las tasas para las cinco semanas previas y las cinco semanas siguientes. El investigador y su equipo también compararon las tasas en las ciudades anfitrionas con las de los códigos postales circundantes que no fueron afectados por la carrera.
Descubrieron que la carrera en una ciudad no modificaba el número de casos de infarto de miocardio o paro cardiaco en personas mayores de 64 años, pero sí incrementaba sus tasas de mortalidad en los primeros 30 días después del evento cardiaco, desde 24,9% cuando no tenía lugar un maratón hasta 28,2% cuando se llevaba a cabo la carrera.
Además, las tasas de infarto de miocardio combinadas con las de paro cardiaco se elevaron al doble en los beneficiarios hospitalizados en fechas de maratón, en comparación con los beneficiarios similares hospitalizados en fechas en que no había carreras, "un hallazgo que es congruente con un retraso en la atención", señalan los investigadores en The New England Journal of Medicine el 12 de abril.
Cuando se enfocaron en los tiempos de traslado en ambulancia por la mañana, que es cuando suelen efectuarse las carreras, el estudio mostró que el tiempo usual para llegar a un hospital, de 13,7 minutos, aumentó a 18,1 minutos en los días de maratón. El número de kilómetros recorridos no se vio afectado por una carrera.
"Existen varias medidas sugeridas para abordar el problema. Se podrían asignar con antelación rutas especiales para los servicios médicos de urgencia en diferentes lugares, o también, dentro de la planificación, se podría contemplar cambiar el traslado a otros hospitales", expresó el Dr. Suner.
"El segundo problema que se observa, y que es más difícil de resolver, consiste en que casi 25% de las personas ingresadas con paro cardiaco o infarto de miocardio en realidad llegaron por sí mismas. No fueron llevadas en ambulancia, y es muy probable que estos individuos tuvieran retrasos considerables en el tiempo de transportación", señaló el Dr. Jena.
Una posible solución sería recomendar a la comunidad que, si presenta dolor torácico o disnea, o síntomas que sean alarmantes, lo mejor que puede hacer en cualquier momento, sobre todo en un día de maratón, es llamar a los servicios médicos de urgencias, y no trasladarse por su propia cuenta al hospital, añadió el médico.
En total, los investigadores evaluaron 1145 hospitalizaciones en fechas de maratón y 11.074 en días sin maratón, en Boston, Chicago, Honolulu, Houston, Los Ángeles, Minneapolis, Nueva York, Orlando, Filadelfia, Seattle y Washington D.C. No hubo suficiente información para determinar si las tasas de mortalidad fueron más bajas en algunas ciudades con maratón, que en otras.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El famoso beso al final de la segunda guerra mundial, ella era una técnico dental.